Quienes somos     Mapa-web     Contacto                 Última actualización: hace 16 dias      FORO
 

Mi primer Ironman


Alvaro nos cuenta su experiencia en su primer triatlon distancia Ironman, el Full de Vitoria 2018



¿y cómo se me ocurre apuntarme a un triathlon distancia Ironman, si siempre me había parecido una locura de distancias?

Pues esto empieza como siempre, después de algunos años viendo por la tarde a la gente del full correr, A pesar del sufrimiento que veía en mucha gente, siempre queda el gusanillo de probar, un poco de envidia (mucha envidia cuando los corredores llegan a meta) e imaginarme a mí mismo entrando en meta después de un montón de kilómetros y horas compitiendo.

Después de haber hecho 3 años el Half en Vitoria, para este 2018 lo vi claro, iba a intentar hacer el Full, la distancia Ironman. Y también tenía claro que esto lo tenía que hacer en casa, en Vitoria.

Pues nada, me apunto y lo primero que necesito es un plan de entrenamiento para seguir, mi cabeza "cuadriculada" necesita una pauta clara de lo que tengo que hacer, además, un reto tan inmenso no se puede preparar de cualquier forma.

Empiezo a enredar por internet, pero los planes que encuentro no me convencen, no los veo muy viables y no creo que los pueda seguir.

Y en esto que enredando por el foro de nuestra web, veo el plan de entrenamientos que preparó Ciro Tobar para el Challenge de Vitoria de 2013. Lo reviso bien, y veo que me puede encajar. Son 21 semanas de entrenamiento.

Lo primero que tengo que hacer es adaptar el orden de los entrenamientos diarios a mi agenda, tarea complicada, pero que sobre el papel consigo cuadrar. Tengo claro que no voy a poder seguir el plan al 100% pero voy a intentar seguirlo lo máximo posible.

La verdad es que mirando el plan, asusta y mucho, sobre todo de la mitad para adelante. El volumen de entrenamientos es muy grande, y con distancias en la natación que ni de lejos había hecho antes. Las horas que hay programadas para la bici también asustan.

Pero como ya me había dicho más de un compañero, esto hay que mirarlo poco a poco, no enl su totalidad, porque abruma, hay que ir paso a paso, mirando lo que toca cada semana, y siendo consciente de lo conseguido en cada momento.

Las primeras semanas del plan son llevaderas, el volumen no es excesivo, hasta a veces parece que es poco, pero soy consciente de que hay que ir aumentando el volumen poco a poco, para que el cuerpo asimile lo trabajado.

Por otro lado, me planifico un par de triatlones half a modo de entrenamiento, Peñiscola y Logroño. Lo que otros años era el objetivo final, hacer un half, este año se convierten en un entrenamiento mas (entrenamiento "de calidad", que diría alguno).

Las cuatro primeras semanas del plan van bien, voy siguiendo lo planificado y lo llevo bien. Pero de repente todo salta por los aires: El domingo de la cuarta semana hacemos una salida en bici un buen grupo del equipo, unos 80 km, y a la noche, no sé qué hago con la insulina (creo que me puse bastantes unidades mas de las debidas) y tengo una hipoglucemia bestial. Resultado: 2 dias de baja y el cuerpo molido, como si me hubieran apaleado.

La semana 5 esta prácticamente perdida, tengo que ir muy poco a poco para recuperar y poder seguir entrenando. Consigo nadar un par de días, a ritmo lento y hacer rodillo un día, pero me cuesta.

Un tema muy importante que también empiezo a cuidar es la alimentación. Con la ayuda de mi nutricionista, Jesús Apellaniz, triatleta y diabético como yo, sigo un plan de alimentación para eliminar las grasas sobrantes, y poder llegar con la "gasolina" suficiente a los entrenamientos y la competición.

Los entrenamientos siguen su curso, cada semana aumenta el volumen. El tema de salir con la bici se complica por el mal tiempo, pero hay que salir. He pillado lluvia y hasta nieve un día (tuve que llamar a un taxi para volver a casa desde Maturana).

No todas las semanas puedo seguir el plan, pero intento ajustarme lo máximo. En ningún momento pienso en las semanas o días que me quedan para la competición, solo pienso en lo que me toca hacer esa semana e intentar hacerlo.

Un tema muy importante es el control de las glucemias en los entrenamientos, a raiz de un entrenamiento largo de bici un poco descontrolado, decido llevar el Medidor continuo de glucosa, el Dexcom G4, ya de continuo, no puedo jugarmela a entrenar sin control, y para eso el Dexcom es la herramienta perfecta (muchas gracias Jose Maria de Novalab)

Y con esto llegamos a la semana 21, la de la competición. Empiezan a aparecer los nervios, pero menos de lo pensado.

El viernes me cojo fiesta y voy a la mañana a coger el dorsal, aquí si que aparecen ya mas nervios, al ver todo el ambiente y encontrarme con un montón de gente conocida.

A la tarde quedamos para la tradicional foto de equipo y cerveza, y enseguida para casa, que el sábado tengo que preparar todo.

El sábado a la mañana a preparar todo el material y al Briefing. A la tarde a dejar la bici, y coincido allí con Oscar. El está bastante más tranquilo que yo, ya tiene callo en estos temas.

Y ya esta todo, ahora a casa a cenar y a intentar dormir algo. La verdad que no dormi mucho, al rato de meterme en la cama tuve una pequeña hipoglucemia, y creo que me pase comiendo, pues a la mañana me levanté con el nivel alto.

Desayuné lo pautado por Jesus, me puse 4 unidades de insulina (esto es el momento critico, decidir cuanta insulina me voy a poner antes de la competición) y a Landa.

Allí el ambiente es increíble, el de siempre.

Hacemos la foto de equipo y veo que tengo el nivel excesivamente alto. Me pongo 2 unidades de insulina mas, con un poco de miedo, pero empezar tan alto no me parecía bien. Me guardo un gel en el neopreno para tomarlo después de la primera vuelta.

Momentos previos a la salida, con Miguel Ángel y con Santi del BatBiTri, y al lio. Me coloco bastante atras en la salida, no quiero lio ni golpes.

La natación me fue muy bien, nadando a mi ritmo, sin llevarme golpes, nadando a gusto, al principio no tanto pero es que me cuesta entrar en ritmo en el agua. acabo la primera vuelta, 39 minutos, tomo el gel, y a por la segunda vuelta. En algún momento pienso en que me queda todavía un buen rato, pero descarto esos pensamientos y me concentro solo en llegar a la siguiente boya.

Por fin llego al final de la natación, 1 hora 20 minutos, he clavado el tiempo que había pensado que iba a hacer. A la T1 a por la bici.

En la T1 lento, tampoco tengo prisa, pero me noto un poco espeso. Intento hacerme una glucemia para ver como estaba, pero horror, el pincho que habia cogido no funciona, no consigo sacarme una gota de sangre del dedo. Desisto y confío en que el Dexcom me coja bien el nivel.

Después de más de 9 minutos de transición, salgo con la bici, el Dexcom me marca que estoy con nivel 100, menos mal que me he tomado el gel después de la primera vuelta. Me tomo otro gel, para que suba el nivel, y voy siguiendo la pauta de alimentación que me había marcado Jesús (la llevaba pegada en el cuadro de la bici)

En la bici voy bien, un poco mas rápido de lo previsto, pero veo que el nivel de azúcar me sube mucho, hasta por encima de 300, lo cual me preocupa, pues no puedo comer todo lo pautado, pero claro, no puedo dejar de comer durante muchos km, para no quedarme vacio. Voy comiendo solo plántanos de los avituallamientos y un poco de isotonico.

Al enfilar hacia Landa en la primera vuelta tengo que parar a mear (el nivel tan alto de azúcar provoca esto).

Cuando llego al cruce de Gordoa en la segunda vuelta me paro en la ambulancia de la DYA para que me hagan una glucemia, quería comprobar que el Dexcom estaba bien calibrado, y efectivamente lo estaba, me da un nivel de 286.

Pues nada, a seguir pedaleando y esperar que empiece a bajar el nivel. Y empieza a hacerlo, lo cual me alegra porque así puedo seguir comiendo lo pautado. Por momentos me vienen a la cabeza pensamientos de "joder, cuanto me queda todavía" pero los elimino, vuelta a pensar en objetivos cortos: próximo avituallamiento, próximo pueblo, ...

Van pasando los km, los llevo bien, en la segunda vuelta relajo un poco el ritmo, no quiero fundirme. Y comenzamos la tercera vuelta, la corta. Ya queda menos, pero el calor aprieta mucho, y hay que beber bien. En esta ultima vuelta ya hago muy pocos kilómetros acoplado, voy cansado y tengo el culo "cuadrado".

Y por fin llego a la T2, emoción, un montón de gente animando y he conseguido hacer los 180 km de la bici! Han sido 6 horas y 16 minutos pedaleando.

La T2 la hago muy bien, hago todo lo que tengo que hacer, una glucemia (bien, estoy en 160), preparar todos los geles, etc.

Y salgo a correr. Por delante los 42 kilómetros de la carrera a pie. La sensación en las piernas en buena, pensaba que me iba a costar mucho mas arrancar, pero arranco bien, y hago la primera vuelta a un ritmo de 5:30 min/km

El circuito es increíble, muchísima gente animando, muchos conocidos y muchos desconocidos, aquí anima todo el mundo.

La segunda vuelta la hago muy bien también, a un ritmo de 5:45 min/km. Voy tomando un gel cada 5 km, el nivel lo llevo más o menos estable, aunque ya va bajando.

En la tercera vuelta vienen los peores momentos, en el km 24 antes de llegar al prado se me revuelve un montón el estomago, muchos geles encima, y tengo un momento de bajón físico y mental. Pero en el prado están un montón de gente del equipo, varios Ironman entre ellos, y consiguen animarme y hacer que me recupere, por lo menos mentalmente. El ritmo en esta vuelta es mucho más bajo, me sale a 6:45 min/km.

Mis peques están animándome en muchas partes, y esto la verdad es que me da muchas fuerzas, incluso me acompañan unos metros (me llevan con el gancho mas bien).

Desde la segunda vuelta adelanto a muchísima gente que va andando, eso me da un poco de "animo", el ver que soy capaz de seguir corriendo.

Y enfilo ya la última vuelta, esta se me hace bastante dura, el ritmo baja un montón (me sale la vuelta a 7 min/km). Pero sé que lo tengo cerca.

El ultimo kilometro se me hace interminable, tengo que hacerlo andando en varias partes, pero que mas da, he conseguido hacer los 41 anteriores corriendo, y ya no queda nada.

La llegada a la plaza en increíble, veo a mi hermana Marta, a los peques animando, ya solo queda disfrutar de la entrada, depues de 4 horas y cuarto corriendo.

Y lo consigo, 12 h y 9 minutos después de haber empezado, paso por meta y lo he logrado.

Todavía quedan más emociones, en la meta esta Antolín, con el que me fundo en un abrazo, y me emociono cuando me pone la medalla de Finisher y me dice que me la pone de parte de Clemen, nuestra querida compañera. Clemen, este Full va por ti, seguro que me estabas viendo desde allí donde estés!

Estoy agotado, molido, pero súper contento, la emoción de este momento no se puede describir con palabras, hay que vivirla para entenderla.

Me dedico a ponerme morado de sandia, y luego me zampo un par de raciones de arroz, que bien me sientan después de estar 12 hora comiendo barritas, platanos y geles!

Y esto fue todo, casi nada, reto conseguido.

Solo me queda agradecer a todos los que me han apoyado en esta aventura, que ha sido muchísima gente:

A todo mi equipo 42195.es, por los entrenamientos compartidos y los consejos recibidos.

A Ciro Tobar por su plan de entrenamiento, que me ha venido de maravilla, un plan perfecto que en su día ayudó a muchos compañeros del equipo y este año me ha ayudado a mí.

A Jesús Apellaniz, mi nutricionista, por llevarme por el buen camino durante los meses de entrenamiento y por marcarme las pautas de alimentación para las competiciones, que me han venido de maravilla. Jesús, seguimos en contacto!!!

A Mónica, por aguantar mis meses de entrenamiento y mis movidas "triatleras", y por el tiempo que te he robado, que ha sido mucho. Pero sin ti no hubiera podido hacer esto.

A mis peques, por el tiempo que también les he robado a ellos, y por los momentos en los que no he estado todo lo correcto que debía con ellos por el cansancio. Pero la energía que me dieron el día de la carrera lo suple todo.

A la Asociación de diabéticos de Álava, que han estado siempre ahí apoyando y por los medidores de glucemia que me dejaron.

A toda la gente que os habéis interesado por mí, que habéis sido muchísimos, por el reto al que me enfrentaba, y por los ánimos que me habéis dado, son fundamentales para que esto llegue a buen puerto.

Y ahora lo que toca es descansar, disfrutar de lo conseguido, y luego, pensar en el año que viene, que no será año de full, eso lo dejaremos para mas adelante

 

Muchas gracias Álvaro por contarnos tu experiencia. Os animamos a todos a que nos contéis vuestros retos, vuestras experiencias.

42195.es somos todos, y todos aportamos mucho!!!

 Patrocinadores

Casa Rural Quopiki

Qcesta

Booking

foro

YouTube

new york marathon