Quienes somos     Mapa-web     Contacto                 Última actualización: desde el 20 de diciembre del 2019      FORO
 

Maratón Praga


Los 42195.es metros de la capital checa vividos por Javier, Jorge, Amaya e Inés.

Enhorabuena Finishers.



Javier y Jorge debutaban en la distancia, y eligieron los 42195.es de Praga, con su espectacular Ciudad Vieja. Fin de semana de turismo y running con Amaya e Inés, y nuevos maratonianos que lo comparten con 42195.es.

Fue el pasado domingo 13 de mayo. Javier nos cuenta su primera maratón junto con Jorge; y seguro que habrá muchas más: 

En primer lugar deciros que éramos novatos en la distancia aunque contamos con experiencia relevante en carreras de media distancia, habíamos preparado el maratón siguiendo concienzudamente un plan (eso sí, para novatos avanzados, pero novatos al fin y al cabo) y contábamos con dosis extraordinarias de motivación y confianza, necesarios siempre para afrontar (y más por primera vez) un reto de este tipo.

Habíamos confiado nuestro debut en la distancia en Praga porque sabíamos que era un maratón de prestigio (Gold Label), no demasiado multitudinario, rápido y con un recorrido muy céntrico (fácil logística) en una ciudad preciosa.

Llegamos a Praga el mediodía anterior a la carrera, quizás apuramos un poco. Por la tarde, y mientras nuestras sufridas mujeres (Amaya e Inés) se daban una vuelta “de reconocimiento” por la ciudad, nos dedicamos a los trámites clásicos de las vísperas en estos casos (recogida de bolsa de corredor, etc) y cumplimos con todos los rituales habituales (pasta party, paseo por la feria del corredor, etc.). La verdad que la feria estuvo bien aunque estaba bastante lejos de la Plaza de la Ciudad Vieja, epicentro de la ciudad y del Maratón.

 

La mañana en Praga amaneció perfecta para correr….8º, nubes y claros y prácticamente sin viento. El ambiente en la Plaza de la Ciudad Vieja era impresionante.

Nuestra idea previa era la de tratar de mantener un ritmo de 5 min/km parándonos en casi todos los puestos de avituallamiento para reponer fuerzas, con el objetivo de estar en el entorno de las 3h.30min. Teníamos previsto, de hecho, tratar de pegarnos al globo de dicha marca pero la verdad es que no sabemos si estaba pero desde luego no lo vimos por ningún lado así que hicimos la carrera por nuestra cuenta.

Avanzaban los kms y conseguíamos mantener con facilidad el ritmo propuesto.- además, sobre todo la primera mitad de la carrera corre en su mayor parte por el mismo centro histórico de la ciudad, pasando por todos sus puntos más emblemáticos (Puente de Carlos –con su estatua dedicada al patrón de los navarros S. Francisco Javier-, Plaza de la Ciudad Vieja, etc.) y dónde había gran cantidad de gente animando y apoyando a los corredores.
 
Vimos a nuestro particular club de fans (Amaya e Inés) en el km 13 en una de las callejuelas estrechas del centro y apenas nos dio tiempo a lanzarles un saludo rápido.
 
El paso por la media maratón (en uno de los muchos tramos que corren pegados al río Moldava) lo hacemos clavados en 1h46min, con toda las opciones intactas y muy bien de sensaciones.

 

En el 32,5 saludamos a Amaya e Inés con abrazo incluido (ya en una zona más apartada y tranquila cerca del puente Mánesuv) y las sensaciones siguen siendo estupendas. Con ganas de hecho de llegar a los últimos 4-5 kms y poder pegar el tirón definitivo para cumplir el tiempo previsto.

Pero en el 36 empezamos a atisbar al “famoso hombre del mazo”. No en la forma además en la que nos lo habíamos podido imaginar, sacudiéndonos en la cabeza al habernos quedado sin glucógeno suficiente como para seguir avanzando, sino en una forma que no habíamos previsto: los calambres!. Primero yo, luego Jorge….nos vamos parando de forma alternativa y ayudándonos (más moralmente que de otra forma). Pero al cabo de 3 kms más mis piernas se acalambran por completo cada pocos metros y prácticamente no puedo avanzar. Jorge continúa como puede porque lo que él no puede es precisamente pararse ya que le resulta imposible arrancar de nuevo.

 

Ahí te das cuenta que el maratón es más que el doble que una media. Hay un momento que ya no lo puedes controlar y que el zarpazo te puede venir por cualquier lado (en nuestro caso por el único sitio que, ingenuos de nosotros, no habíamos contemplado).

Como puedo consigo reponerme y al menos poder andar. Los últimos metros son un drama aunque finalmente consigo terminar al trote. Amaya e Inés están ahí, apoyando “a grito pelado”. Jorge ha llegado unos minutos antes (3.38) y yo paró el tiempo en 3.44. En los últimos 3 kms perdimos toda opción de cumplir el tiempo objetivo pero probablemente ese fuera uno de nuestros errores….el pretender un tiempo concreto en nuestra primera incursión en el maratón. En todo caso lo terminamos y la sensación de satisfacción que se queda es indescriptible. 

Ahora entendemos todavía mejor el porqué de la leyenda que rodea a esta distancia. Ya estamos pensando en la próxima.

Por cierto, una mención especial al apoyo in situ de la hinchada compuesta por Amaya e Inés (y el enviado desde casa por parte de los peques: Alex, Ana, Javier, Lucía, Telmo y Amaya): no sólo por el día de la carrera sino por aguantarnos durante tantos meses de preparación (y lo que les queda). Gracias de verdad.

Y gracias a todos los que movéis 42195.es por tan fantástica iniciativa.

¿Y tú? ¿Qué tienes en mente?

 Patrocinadores

Casa Rural Quopiki

Qcesta

Booking

foro

YouTube

new york marathon